Monika Treut

Monika Treut nació en Mönchengladbach, Alemania, el 6 de abril de 1.954. Estudió literatura y ciencias políticas en la Universidad de Phillips, Marburg, dedicando su tesis doctoral a la obra del Marqués de Sade y de Leopold von Sacher-Masoch, obra que sería publicada en Alemania, Austria y Suiza bajo el título “La mujer cruel: la imagen femenina en la obra de Sade y Von Sacher-Masoch”.

A partir de mediados de los 70, Treut comienza a interesarse por el mundo del vídeo hasta que, en 1.984, funda con Elfi Mikesch la productora cinematográfica Hyena Filmproduktion, dedicándose desde entonces a producir, escribir y dirigir películas de factura independiente.

Como señala Colin Richardson, la elección de la palabra “hiena” para denominar a la productora no es casual sino que está cargada de contenido, y ello no sólo por el carácter dominante en la manada de la hembra de esta especie, sino también porque se trata de un animal que se alimenta de los restos abandonados por otros depredadores. Y así podría definirse la vida de un director de cine independiente (extraído de “Monika Treut: an outlaw at home” en “A queer romance: lesbians, gay men and popular culture”, editado por Paul Burston y Colin Richardson).

Desde su creación, Hyena Films ha producido múltiples películas y documentales que han sido exhibidos en festivales de todo el mundo y que han obtenido distribución internacional. En la producción de estos films, muchos de ellos premiados internacionalmente, se ha puesto especial cuidado en la elección de unos medios de financiación, promoción e incluso distribución que permitan garantizar la total independencia del producto final.

Que Monika Treut se dedique a la dirección de películas es, en buena medida, fruto de la casualidad. La autora comenzó escribiendo teoría cinematográfica, aun sin poseer una formación académica al respecto, y fue su interés hacia el sadomasoquismo lo que la condujo a dirigir su primera película, “Verfuhrung: die grausame frau” (“Seduction: the cruel woman”, 1.985).

Éste y sus dos proyectos siguientes, “Die Jungfrauenmaschine” (“Virgin Machine”, 1.988) y “My father is coming” (“My father is coming – Ein bayer in New York”, 1.991) son obras de ficción que, desde distintos ángulos y con tonos diferenciados, se ocupan de temas que resultarán constantes en la obra de Treut: el sexo, la construcción del género, la condición femenina, así como todas las variantes sexuales consideradas minoritarias o desviadas (homosexualidad, transexualidad, masoquismo, dominación…).

Female misbehavior” (1.992), su siguiente trabajo, se ocupa de esos mismos temas, si bien ahora en formato documental. Se trata de una recopilación de cuatro cortos rodados entre 1.983 y 1.992 en los que la autora se aproxima a otras tantas figuras femeninas con la controversia y el desenfado como hilo conductor.

Posteriormente, Treut colabora en “Erotique” (1.994) co-producción internacional a la que aporta el capítulo denominado “Taboo parlor”. Se trata de la primera y, hasta el momento, única aproximación de la autora al cine de Hollywood y su trabajo de mayor presupuesto. No obstante, las numerosas interferencias a que se vio sometido el proyecto la llevarían a apartarse no sólo de este tipo de producciones, sino incluso del cine de ficción. “En estos momentos”, dice la autora, ”encuentro más interesante la vida real que la ficción. Creo que el cine independiente ha muerto. Mi experiencia en Hollywood fue realmente devastadora. Durante la producción de la película “Erotique”, con Lizzie Borden y Claire Law, todas mis pesadillas se hicieron realidad. Fue increíble, era la primera vez que contaba con un presupuesto decente y no tuve más que problemas. Así que me dije: ya basta, adiós. Ahora me dedico a la producción de documentales de bajo presupuesto. Me he vuelto underground porque quiero disfrutar y conservar mi independencia. Cuando una idea me ronda por la cabeza pienso si es posible contarla a través de un documental y si lo es, simplemente lo hago, sin necesidad de darle mil vueltas”.

Tras colaborar en un nuevo proyecto colectivo, “Danske piger viser alt” (“Danish girls show everything”, 1.996), Treut produce dos nuevos documentales, un biopic de la starlet mejicana de origen noruego Eva Norvind, “Didn’t do it for love” (1.997), y “Gendernauts” (“Gendernauts: a journey trough shifting”, 1.999), que explora diferentes formas de transformación personal.

Su siguiente trabajo, “Kriegerin des lichts” (“Warrior of light”, 2.001) se aproxima a la figura de la artista brasileña Yvonne Bezerra de Mello y su notoria labor en defensa de los meninhos da rua de Rio de Janeiro.

En la actualidad, Treut trabaja en una co-producción entre Hyena Films y la televisión pública de Taiwan. El proyecto, que lleva por título “Tigerwomen grow wings”, presenta a diferentes mujeres taiwanesas de varias generaciones: la cantante de ópera Hsia Yue-she, la reconocida escritora Li Ang, la directora teatral Peng Ya-ling, la joven directora Cheng Yin-jung y la controvertida profesora y activista feminista Josephine Ho.

No podemos referirnos a la obra cinematográfica de Monika Treut sin mencionar a Elfi Mikesch, con quien ha cooperado de forma prácticamente ininterrumpida a lo largo de toda su carrera. Proveniente del mundo de la fotografía, Mikesch había dirigido sus propias películas cuando, en 1.984, fundó Hyena Films con Monika Treut. La primera película de la productora, “Verfuhrung: die grausame frau” (“Seduction: the cruel woman”, 1.985), es fruto de la colaboración de ambas. A partir de ahí, Mikesch se ha ocupado de la dirección de fotografía en gran parte de las películas dirigidas por Treut: “Die Jungfrauenmaschine” (“Virgin Machine”, 1.988), “Mi father is coming” (1.991), “Gendernauts” (1.999) o más recientemente “Kriegerin des lichts” (“Warrior of light”, 2.001) entre otras. “Siempre he pensado que Elfi tiene una mirada muy particular”, dice Treut, “así como una asombrosa capacidad para atrapar momentos especiales, algo que resulta de gran utilidad en el rodaje de documentales. Además”, añade, “el hecho de compartir una visión semejante sobre los temas que nos interesan nos permite afrontar los rodajes sin tener que discutir previamente cada plano”.

Si por algo destaca la obra de Monika Treut es por su autenticidad y coherencia. Su preocupación por mantener la independencia le permite responsabilizarse al cien por cien del resultado final de su trabajo.

Temáticamente, Treut ha centrado su mirada en los rincones menos luminosos del ser humano y la sociedad contemporánea, pero su aproximación ha sido siempre honesta y exenta de dramatismo. Sus películas de ficción destacan por su desenfado y un sutil sentido del humor. Sus documentales se centran en hechos y sobre todo en personas, y en ningún caso llegan a emitir juicios, respetando siempre la libertad del espectador para conformar su opinión.

La construcción de la identidad y el género han sido y son componentes esenciales del cine de Treut. Sus personajes, reales o ficticios, se encuentran frecuentemente inmersos en un proceso de transición entre la identidad que les ha sido impuesta (por la naturaleza, por la sociedad, por la educación recibida…) y la que ellos desean construir para sí. “No podemos explicarlo todo diciendo ‘esto me pasa por ser hombre’ o ‘esto me pasa por ser mujer’. En un mundo ideal”, señala la directora, ”todos deberíamos poder ser ambas cosas o al menos escoger lo que cada uno quiere ser. ‘Hoy me apetece más ser un hombre’. Sería divertido”.

En dicho proceso de construcción el sexo desempeña un papel esencial. Las películas de Treut se aproximan a las opciones sexuales más controvertidas, como el sadomasoquismo o la transexualidad, pero el escaso efectismo en el enfoque consigue reducir el concepto de lo que es o no “normal” a una mera cuestión estadística. La pornografía, presente de manera explícita o latente en gran parte de sus films, se ve igualmente revestida de una cotidianeidad desmitificadora.

La propia autora resta importancia a su propia condición homosexual: “El New York Times me define como una directora feminista y lesbiana… Es bastante estúpido que sigan utilizando esas etiquetas. Creo que en Europa las cosas son distintas, ser homosexual ha dejado de ser algo extraordinario, al menos en Alemania, Holanda o los países escandinavos. Nunca he ocultado que soy lesbiana; aquí todo el mundo sabía que Fassbinder era gay y nunca se le dio importancia. En vez manifestarnos en la calle nos dedicamos a rodar películas, a veces recurrimos a personajes homosexuales y a veces no”.

En cuanto al llamado “cine de mujeres”, la directora lo considera algo propio del pasado, de los años setenta u ochenta. “Cada vez hay más directoras de cine, pero no todas ellas se centran en argumentos que se refieran a la mujer, ¡y me parece bien! Ahí tienes a Catherine Bigelow que es una directora de éxito que trabaja para Hollywood, a Jane Campion en Australia, o a muchas otras directoras de Europa o Asia”.

Monika Treut ha recibido premios por su trayectoria, como el Premio John Babuscio 1.993, entregado por el Instituto Británico de Cine. Entre sus películas premiadas destacan “My father is coming” y “Gendernauts”. La primera obtuvo el premio a la mejor película y el premio especial del público del Festival de Turín de 1.991; la segunda fue merecedora en 1.999 del Oso especial del Jurado del Festival Internacional de Berlín y del premio especial del público del Festival de Cine de Sao Paulo.

La obra de Monika Treut no se agota en su faceta cinematográfica. En los últimos años ha aportado ensayos a publicaciones periódicas y obras colectivas, ha llevado adelante un proyecto teatral en colaboración con Werner Schroeter y desde 1.990 viene impartiendo conferencias y seminarios en distintas Facultades y Colegios Universitarios de EEUU (Vassar College – Nueva York, Berkeley – California, San Diego – California), Canadá (York University – Toronto) o Austria (Universidad de Linz). Su obra cinematográfica ha sido objeto de retrospectivas en Festivales de todo el mundo: Cambridge Film Festival (1.991), Espoo International Filmfestival, Helsinki (1.992), International ILGA Filmfestival, Lisboa (1.998), I Festival de Cine Ciudad de Mexico (1.998), Women’s Filmfest, Bologne (2.000), etc.

Muchas gracias a Dolores Pain por esta biografía

Comentarios

replicante

replicante

5 de noviembre de 2009 a las 16:44

Elotro día, fuí al festival gayles a ver su peli...ufffffffffffffffffffffff Ganas tuve de marcharme a los 10 minutos.... Mejor, que siga haciendo documentales

Envía tu comentario

Responsable: Lesbian Lips. Finalidad: prestar el servicio solicitado. Duración: mientras se mantenga la relación comercial u obligación legal. Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. Derechos: acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación, portabilidad. Más información en nuestra política de privacidad.



Datos obligatorios

Login

¿Olvidaste la contraseña?